Falsas creencias sobre la recuperación de datos [Parte II]

Si necesita recurrir a los servicios de un especialista en recuperación de datos, esta serie de artículos sobre “falsas creencias” puede ayudarle a entender algunos aspectos del proceso de recuperación.

“¿Piezas? Yo no necesito que arreglen el disco, sólo quiero los datos.”

Aunque en Ondata International contamos con un amplio stock de piezas de repuesto, cada vez es más frecuente, debido a la cantidad de modelos nuevos que salen al mercado, que tengamos que adquirir piezas específicas para alguna recuperación, la mayoría de veces en el extranjero. De hecho, las piezas de repuesto no sólo tienen que ser de un disco duro del mismo modelo, sino que deben tener el mismo part number (número de pieza) para que sean idénticas.

Estas piezas son necesarias para poner el disco en funcionamiento en una situación controlada que requiere el uso de maquinaria y software especializado. Es decir, las piezas son para conseguir acceder a los datos, no para reparar el disco. Una vez recuperados los datos, se volcarán en un disco nuevo.

“Por ese coste me compro un disco duro nuevo.”

Sin duda, comprar un disco nuevo es una solución económica, rápida y sencilla… pero el problema es que el disco nuevo no va a contener los datos perdidos.

Los servicios de recuperación de datos tienen costes altos porque no consisten en sustituir un disco por otro: para mantener un laboratorio es necesario adquirir maquinaria y licencias de software que tienen un elevado coste, y todo ello ha de actualizarse de forma continua (cada día aparecen nuevos dispositivos, sistemas operativos, fallos y virus que no existían antes, etc.).

Además, los técnicos e ingenieros tienen que estar formándose constantemente y los cursos que han de recibir, muchos de ellos en el extranjero, también tienen un coste.

“Eso es solo cambiar un plato por otro y ya está”.

Igual que en el apartado anterior, sustituir un plato por otro nuevo o poner el plato antiguo en un disco nuevo, no va a solucionar el problema. Y por supuesto, pueden darse otras muchas averías que no consisten en un fallo de los platos.

Más artículos en esta serie:

  1. Falsas creencias sobre la recuperación de datos [Parte I]
  2. Falsas creencias sobre la recuperación de datos [Parte II]
  3. Falsas creencias sobre la recuperación de datos [Parte III]